¿Por qué los chalecos amarillos no pueden ofrecer soluciones a los problemas económicos de Francia?

“Victoire”. Desde muchos puntos de vista, las protestas de chalecos amarillos de Francia han sido las más exitosas de su tipo en décadas. Esto se debe a que lograron directamente derogar una medida política específica. Para muchas protestas, podríamos atribuir algún tipo de efecto a sus cantos y tambores, pero también suponemos que fue solo la última gota la que empujó a los líderes políticos a revertir su posición.

Esta vez es diferente: el gobierno francés bajo el mandato del presidente Emmanuel Macron se encontraba en un dramático aumento de impuestos a la gasolina. De hecho, Macron ha estado dando conferencias y presionando a los líderes mundiales sobre la adopción del Acuerdo Climático de París, que quiere ser un éxito unánime. Esto demuestra el compromiso de Francia con la legislación ambiental radical, pero está absolutamente claro que la gente de Francia no comparte el mismo sentimiento.

Llamados así por los chalecos amarillos de seguridad que usan, que son obligatorios en los vehículos franceses, los “gilets jaunes” (chalecos amarillos) han estado saliendo a las calles para oponerse a la medida. Bloquean las autopistas y conducen disturbios violentos, que han resultado en una destrucción masiva. Las protestas han tenido lugar no solo en París sino también en todo el país. En encuestas recientes, el 68% de los franceses apoyan su causa. Como resultado, el Primer Ministro Edouard Philippe anunció que suspendería la medida durante seis meses. Después de eso, los chalecos amarillos anunciaron otra gran protesta, en la que el presidente Macron decidió suspender por completo el aumento de impuestos.

Los chalecos amarillos ganaron, pero este no es el final de la historia.

Un logro con poco significado

Las audiencias estadounidenses probablemente se preguntarán por qué los manifestantes no solo empacan sus chalecos amarillos y conducen a casa dado el logro de su objetivo. Sin embargo, eso es un malentendido de la situación.

Francia está agobiada por personas que corren al estado para resolver sus problemas. Uno de los carteles que aparecen en los periódicos franceses dice “Macron nourrit ton peuple” (“Macron, alimenta a tu gente”). ¿Qué mejor manera de ilustrar a una población completamente dependiente de la clase política para velar por ellos? En Francia, el gasto del gobierno comprende más de la mitad del PIB, el gasto en asistencia social está fuera de control y nadie quiere recortar el gasto de manera significativa. Los chalecos amarillos pueden estar protestando por un aumento de impuestos, pero no porque creen en ningún tipo de gobierno limitado. De hecho, todo lo contrario.

En un comunicado oficial, los chalecos amarillos publicaron sus demandas. Incluyen:

  • Deshacerse de la falta de vivienda
  • Un sistema tributario más progresista.
  • Un aumento del salario mínimo.
  • Aparcamiento gratuito en el centro de la ciudad.
  • Mayores impuestos a grandes empresas.
  • Una pensión mínima de € 1200 ($ 1,369.46)
  • La única sugerencia que reduciría el gasto público de cualquier manera es un llamado a reducir los salarios de los funcionarios electos, pero es dudoso que esto tenga algún efecto en la asequibilidad de las medidas antes mencionadas.

Los chalecos amarillos ahora están considerando establecer un partido político y continuar con sus protestas hasta que el gobierno renuncie. Con el índice de aprobación de Macron en lo más bajo que el de cualquier presidente francés en este momento de su presidencia, los chalecos amarillos definitivamente tienen una fuerte influencia en un poder político débil.

Los extremos políticos de Francia se toman por sorpresa: ni la extrema izquierda ni la extrema derecha han podido capitalizar en gran medida el movimiento del chaleco amarillo. Es completamente apolítico, aunque sus demandas, al igual que la extrema izquierda y la extrema derecha, aumentarán el gasto del gobierno.

¿Hay una salida?

Si el movimiento actual continúa, los chalecos amarillos se convertirán en una de las iniciativas sin líder y apolíticas más exitosas en la République de este siglo. Sin embargo, sugieren que no hay una solución viable para los problemas de Francia, que se caracterizan por un gasto excesivo crónico y la incapacidad de reformar. De hecho, el propio Macron describió a Francia como “irreformable”.

De hecho, quienquiera que eche un vistazo más profundo a Francia y el curso de sus reformas políticas, o más bien las no reformas, solo puede convertirse en un cínico cuando se trata del futuro del país. Cada cambio menor se cumple con protestas y disturbios a gran escala, no importa si aumenta los impuestos (a menos que los incremente en los ricos o en las empresas), disminuya los impuestos o disminuya el tamaño del gobierno. Todos los cambios son casi unánimemente opuestos. La única forma popular de abordar el cambio político en París es aumentar el tamaño del gobierno, lo que llevará a la casi inevitable bancarrota de Francia.

Así que sí, los chalecos amarillos lograron una victoria contra el aumento de impuestos. Sin embargo, si los líderes de esta protesta son los que influyen en la política francesa en los próximos años, solo podemos esperar un futuro muy sombrío.


Source

*Este artículo fue originalmente publicado en FEE y traducido al español por JuanCarlos Maldonado.

About Bill Wirtz

My name is Bill, I'm from Luxembourg and I write about the virtues of a free society. I favour individual and economic freedom and I believe in the capabilities people can develop when they have to take their own responsibilities.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s